SUSCRIBASE

Desde 1997 el mundo que conocíamos no es el mismo. Quizá nadie pudo predecir que los jóvenes Larry Page y Serge Brin modificarían la forma como los usuarios navegaban en la Internet, y con el registro de Google.com en ese entonces se inició un emprendimiento mundial: el motor de búsqueda más potente de la Internet.


Escrito por: Yulieth Mora


18 años después Google es mucho más que un buscador. No solo lo usamos para conocer a la perfección los ingredientes de esa receta que nos cuesta trabajo, sino que seguramente usted mismo ha enviado correos desde Gmail, ha compartido el vídeo del gol de James Rodríguez en YouTube, ha logrado salir del trancón de Bogotá gracias a Waze o ha podido llegar hasta la Torre Eiffel en París desde la comodidad de su casa gracias a Google Earth.

Hace cuatro años Google fijó su mirada en Colombia y hace apenas dos se abrieron oficinas en el centro del país, en las que trabajan cerca de 55 personas.

El primer paso es buscar el camino

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Felipe Villa es un emprendedor nato. Antes de salir de la universidad se reunió con tres amigos  más y crearon Colink Ltda; una compañía basada en el mundo de la Internet que hasta ahora estaba llegando a Colombia. Bajo el dominio estudiamos.com, desarrollado por otro equipo de los Andes, padres de familia y maestros lograban comunicarse a través de sus  pantallas para  conocer el estado académico de sus hijos o pedir una cita con el profesor, y hasta monitorear  las actividades extracurriculares se convertía en asunto de un clic.

Villa y sus socios lograron comercializar efectivamente su idea y vincular cerca de cinco  colegios a la plataforma. Al cabo de dos años la empresa tuvo éxito y fue comprada por el  equipo de desarrolladores. “Desde mi abuelo, la sangre siempre ha sido de emprendedores. Él  era árabe y cuando llegó a Colombia montó un molino de arroz. Hoy en día ese emprendimiento  es uno de los grandes jugadores de arroz en el país”, comenta Villa.

Odió la materia Modelos probabilísticos. Amó el campus de la Universidad. Estudió lo suficiente  para aprobar todas las clases y, ya graduado, Villa trabajó por dos años en una textilera. Sin  embargo, cuando se dio cuenta que no era lo suyo creó un nuevo emprendimiento de la mano  de su mamá: “Se llamaba Congelados Every. Lo montamos en la cocina de mi casa. Eran tres  señoras cocinando, y mi mamá dirigiendo la cocina. Yo repartía, iba a los supermercados a  codificar, y hacía las degustaciones y la demostración del producto”, recuerda sobre la empresa  de comida árabe que luego se convertiría en el restaurante Zataar.

 “La zona de la 99 con 9 en Bogotá se estaba desarrollando. Había un restaurante de carnes,  otro de sushi y nosotros. Los primeros 3 meses fueron espectaculares, y toda esa zona estaba  llena de casas, pero empezaron a tumbar y a construir edificios. Así que la gente, en vez de salir  a almorzar, se iba a la parte de atrás a comer en el Wall Trade Center Bogotá. Se nos agotó el  músculo financiero, quebramos y cerramos” dice Villa.

El camino para llegar a Google

 

A pesar del cierre todo parecía empezar. Durante sus meses al frente de Zataar, Falabella iniciaba operaciones en Colombia. El presidente y el gerente comercial de esta multinacional en el país tenían predilección por la comida árabe, que escogían una vez a la semana, y así fue como Villa los conoció. Al cabo de unos días golpeó las puertas de sus antiguos clientes: “’Sé que están abriendo operaciones en Colombia y me gustaría trabajar con ustedes. No sé nada de retail pero si hay algo para mí, me le mido’. Eso fue en octubre del 2005 y el 1 de febrero de 2006 Falabella me contrató. Entré como gerente de piso”, recuerda el ingeniero industrial.

Villa empezó en Falabella del Centro Comercial Santa Fe y en siete años logró escalar tanto como para convertirse en gerente general de Falabella.com, donde la tecnología y el E-commerce lo acercarían de nuevo al mundo digital a través de las compras electrónicas. Villa logró tener contacto con Google, ya que la promoción de los productos exigía grandes campañas, y ese contacto le permitió enviar una solicitad para una nueva posición como gerente de ventas en Google.

La espera duró 5 meses y cerca de 10 entrevistas, hasta que Google dijo: “Sí”. “En Google no se hacen entrevistas con recursos humanos, sino entrevistas con los funcionarios, tanto personas más senior o junior que uno, porque evalúan todos los aspectos de la persona, no solamente qué conocimiento tiene, sino si esa persona se adapta a la cultura”.

Marketing digital: el negocio cambió

 

Desde mayo de 2013 Felipe Villa, de 37 años, lidera el equipo de ventas de Google en Colombia, se especializa en retail, gobierno y consumo masivo, entre otros: “Los retos son grandes porque en el mundo digital en Colombia, versus otros países, todavía hay mucha oportunidad, mucho campo para seguir avanzando, y es lo que nosotros hacemos acá, ayudarles a las empresas a entender qué es digital, cuáles son las ventajas, cómo pueden tener estrategias en digital que antes no habían ni siquiera considerado”, explica Villa.

Miles de empresas colombianas han comprendido que sus estrategias de marketing deben estar presentes en digital, por ejemplo, el sector de turismo, las grandes aerolíneas y los productos de consumo masivo, los cuales invierten a diario en estas estrategias que conectan directamente a clientes potenciales. Ahí es donde Villa y el equipo de siete personas que lidera están presentes para recomendarles a los clientes las mejores decisiones en sus campañas.

“Lo primero es educación, lo segundo es entender muy bien los objetivos del cliente,  porque nosotros tenemos millones de soluciones. Lo que hacemos es tener una relación con el cliente, entender su dolor de cabeza y cómo podemos ayudar a solucionarlo”, explica este Uniandino.

La zona de confort no existe para los Googlers

Google sigue proyectándose. La zona de confort no existe y mucho menos para sus ‘Googlers’ como se define a los colaboradores de la compañía: “Ese es uno de los grandes retos. Uno siempre quiere hacer algo bien, luego lo mecaniza y se queda ahí haciéndolo bien”, dice Villa, mientras comenta algunos de los proyectos globales que Google pone en marcha, como Loon -una opción para el acceso a Internet en zonas remotas y desfavorecidas mediante globos aerostáticos-, los lentes de contacto que permiten medir niveles de glucosa para ayudar a las personas diabéticas o la tecnología y prototipos de vehículos que podrían funcionar de forma segura y autónoma sin intervención humana.

“Los recién egresados quieren ser gerentes generales, pero toca con calma. Mi consejo es que conozcan el proceso de una empresa. Hay que comer un poquito de tierra, úntense las manos, conozcan las industrias, y así es como realmente conocen sus pasiones. El que quiera ser emprendedor, hágalo ya. Fíjense metas agresivas. Si quieren trabajar en Google, lo van a lograr, obviamente, estudiando y capacitándose todo el tiempo”, aconseja Villa.

Felipe ha sido basquetbolista toda su vida y es papá de Juan José y el pequeño Santiago. Su esposa -también administradora de empresas de la Universidad de los Andes- lo ha apoyado en todo; él la define como su confidente y juntos aman la comida árabe.  “Me dedico 100 % a mi familia. Soy feliz de ver cómo la vida, con todo este camino, me ha llevado a donde estoy”, afirma Felipe Villa.

Otros articulos de esta edición

El fútbol, durante época mundialista, no solo es un movimiento deportivo sino también social y económico.

Edición 41 | 552 visitas

Conoce la historia de varios de los capítulos y grupos en Uniandinos relacionados con el deporte.

Edición 41 | 686 visitas
Artículos relacionados

El fútbol, durante época mundialista, no solo es un movimiento deportivo sino también social y económico.

Edición 41 | 552 visitas

Conoce la historia de varios de los capítulos y grupos en Uniandinos relacionados con el deporte.

Edición 41 | 686 visitas