SUSCRIBASE

Silvia de Dios nos recibió en su apartamento en Bogotá y nos contó sobre su estilo de vida y su participación en la película Detective Marañón, que se estrenó el pasado 26 de noviembre en Colombia.


Escrito por: Irma Yenny Rojas


En Colombia, el nombre y el rostro de Silvia de Dios resultan familiares. Durante años ha estado presente en los hogares colombianos a través de la pantalla de un televisor. Quizás lo que no todos sepan es que es administradora de empresas de la Universidad de los Andes, vegana desde hace 15 años, que tuvo un restaurante vegano, importa productos veganos y lleva un estilo saludable del que permanentemente habla en su blog atusalud.com.co

Silvia de Dios nos recibió en su apartamento en Bogotá y nos contó sobre su estilo de vida y su participación en la película Detective Marañón, que se estrenó el pasado 26 de noviembre en Colombia.

Revista Séneca: ¿Por qué decides ser vegana?

Silvia de Dios: De un día para otro, tenía un brote de acné de adulto mientras estaba haciendo una novela, y el médico me dijo: “Si tú dejas todo lo animal se te limpia la cara”. Dejé todo y eliminé los quesos durante una semana, y así fue, se me limpió la cara. Luego me fui a vivir a Australia, estudié cocina y encontré un trabajo en un restaurante vegano. Descubrí que este mundo no es solo lechuga, y cuando vas al supermercado hay un stock enorme  de productos veganos. Para escoger un arroz “normal”, que era el que yo buscaba, tuve que preguntar, pues la variedad era increíble. Me demoré dos años, el primero de ellos en Australia, para aprender a cocinar las recetas veganas que comparto en el blog.

¿El blog surge como mecanismo para difundir ese estilo de vida saludable?

Sí. En realidad monté el blog con un médico porque quería un soporte científico. Yo llevo años leyendo y estudiando pero no me considero experta. Y coincide con que María Isabel Henao –también actriz– es la dura en yoga, medita, trabaja en una ONG, es ambientalista, mejor dicho, todo completo (risas), y tiene una tía herboristera que vive en Suiza. Ahí comparto recetas todos los lunes. Ya llevo dos años con esa rutina, y si entras verás que son recetas muy fáciles de hacer. Hay desde platos fuertes hasta postres.

Has sido empresaria. Tuviste una tienda de golf, un restaurante en la Calera, en Bogotá y ahora Quidarme. Cuéntanos de este reciente emprendimiento.

Llevo tres años importando, y con Invima ya un año. Desde que inicié hasta los últimos seis meses se han abierto cerca de 20 almacenes porque ahora el tema vegano es el boom. Pero yo creo que no se trata sólo de abrir un almacén, sino también de saber qué recomendarle a la gente. Es decir, hay una responsabilidad social cuando uno abre un sitio orgánico. Porque, por ejemplo, te ponen fríjoles que no son orgánicos y si tú no preguntas, puede que asumas que sí lo son por el hecho de que están en esa tienda.  Para hacer recetas crudívoras, que son con deshidratador, al ser crudo tiene que ser orgánico, porque de lo contrario me estoy comiendo todo el pesticida. Por eso es necesario informarse bien frente al tema.

¿Este estilo de vida saludable te ha hecho volver un poco a lo natural, a conectarse con el medio ambiente?

No tengo finca. Con la inestabilidad económica de mi trabajo no ha sido posible (risas), pero tengo a Florina Lemeitre y a Javier, y voy a la finca con ellos. Tienen cultivos orgánicos, y he aprendido un montón con ellos: por ejemplo, cultivan tomates con coliflor porque el uno se come el gusano del otro. Yo medito, trato de estar conectada y ser responsable con la naturaleza. Aquí tengo 16 plantas y dos gatos. Procuro tener prácticas de consumo responsable frente a los plásticos, desechables, el agua, la energía. Creo que esa es mi conexión.

Silvia de Dios, la actriz, acaba de participar en una película: Dectective Marañón ¿Qué nos puedes contar de la producción?

Lo más interesante es que la historia era diferente. Me enviaron el libreto y no lo hice porque el papel fuera importantísimo sino porque me pareció muy chévere hacer un experimento de suspenso. Tiene algo de humor y tiene ingredientes de lo que leo en libros y en varios autores, entonces es interesante. Frente a mi actuación, aprendí a no preparar nada, porque el director a veces tiene una idea tan precisa de lo que quiere, que cuanto más moldeable sea el personaje, más fácil resulta. Así que una va adaptando todo a lo que espera el director.

Otros articulos de esta edición

Entérate de la reactivación de algunos de nuestros capítulos y la inauguración de la nueva sede de la Univerisdad de los Andes en Cartagena.

Edición 42 | 14 visitas

El legado de Mario Laserna va más allá del deber. Contribuyó a un país sediento de ideas que, sin duda, hacen que en casi todos los ámbitos de la sociedad esté un Uniandino sembrando semillas.

Edición 42 | 10 visitas
Artículos relacionados

Entérate de la reactivación de algunos de nuestros capítulos y la inauguración de la nueva sede de la Univerisdad de los Andes en Cartagena.

Edición 42 | 14 visitas

El legado de Mario Laserna va más allá del deber. Contribuyó a un país sediento de ideas que, sin duda, hacen que en casi todos los ámbitos de la sociedad esté un Uniandino sembrando semillas.

Edición 42 | 10 visitas