SUSCRIBASE


Escrito por: Yulieth Mora


 

Vida llanera

Se necesita el coraje de un llanero para ir en contra de esa idea, de hacer la vida en la capital. Se necesita valentía y quizás unas buenas dosis de rebeldía, de esas que le sobran a Francisca Reyes Díaz, antropóloga de la Universidad de los Andes, que ha dedicado años enteros a investigar todo lo que pueda sobre la cultura llanera en el departamento del Casanare.

Estudió Biología en Los Andes y rápidamente se dio cuenta de que más que la tierra donde había pasado su infancia y sus vacaciones, lo que ella quería entender era a su gente, quería entender la riqueza de una cultura que hace parte de la historia y la leyenda de la Orinoquia colombiana; y por eso se cambió a la carrera de Antropología.

“Terminé la tesis e intenté entregársela a la gente del Llano y me impactó su reacción, pues fue: ‘muy bonito, pero no entendí nada’… Y claro, es por la forma de mostrar el conocimiento que resulta tan difícil comprender un lenguaje académico, una hipótesis… etc. Conversando con Talía Osorio (antropóloga y documentalista de la Universidad de los Andes) surgió la idea de convertir la tesis en un documental. Allí nació: Enlanzando querencias”, cuenta Reyes.

Hoy ese trabajo audiovisual, que explora la cultura de los hatos como institución social y cultural en los Llanos Orientales, ha obtenido numerosos premios e invitaciones nacionales e internacionales. Ha sido proyectado en los teatros de Tribeca en Nueva York, emitido por el Canal Caracol y ha obtenido reconocimientos como ganador a Mejor Documental en el Festival Internacional de Cine de Pasto, mención a Mejor Documental en el Festival Internacional de Cine de Bogotá (2012) y selección oficial del Festival de Cine Colombiano y Colombian Film Festival NYC (2013), entre otros.

“En el documental mostramos cómo se origina un hato, por qué es tan importante dentro de la cultura llanera, qué pasaría si no existiera y qué es lo que hace que la gente lo quiera… Haciéndolo nos vimos enfrentadas a ciertos factores que están irrumpiendo en el hato que tienen que ver con toda la extracción petrolera, los cambios en los pisos de la tierra, la llegada de nuevos actores…”, explica la antropóloga.

Al terminar el documental, viajó hasta San Luis de Palenque, el pueblo más cercano del lugar de la grabación para proyectarlo en el parque principal con los locales de la región. “Creo que esa línea de investigación que uno quiere manejar sigue siendo un bache, pero causamos algo que considero muy importante, más allá de lo anecdótico, y es que ellos se dan cuenta de que su cultura es valorada. A la gente le gusta que el documental gane premios, que salga en televisión, y se produce esa reflexión: ‘lo que tenemos sí es importante’. La gente lo valora y eso me ha gustado mucho del trabajo audiovisual”, dice Francisca.

En 2014, junto a Osorio, realizaron el documental De a caballo: Con el horizonte en la piel, que hoy completa más de 1 millón de espectadores en salas de cine, ha participado de la selección oficial de festivales como el Festival Internacional de Cine de Pasto, El Samán y Arica Nativa en 2015 y recientemente ganó un premio de coproducción con Señal Colombia que permitirá la emisión de 13 capítulos en diciembre de 2016.

“Los documentales son un mundo muy costoso de hacer, en el país toca con las uñas, pero ha funcionado. Ganar un premio es lo de menos, pero cuando se exhiben en una plataforma es mostrarle al mundo lo que es la cultura llanera”, comenta la Uniandina.

Aunque la cuestión sea siempre la misma, la falta de recursos, Francisca también se ha valido de otros formatos para divulgar los resultados de sus investigaciones sobre la cultura llanera. Junto a la fotógrafa Juanita Escobar, publicaron el libro Silencios: un llano de mujeres (Editorial Número), que se concentra en el rol de la mujer llanera a través del testimonio y la fotografía.

Además, están por publicar el libro Sierra errante, que trabaja en la estrecha relación que tiene un jinete con su caballo, “la cultura de jinetes se ha construido en muchas partes del mundo. En el llano es la vida de un jinete que no está encima de un caballo por deporte, sino que vive su vida todo el día encima de uno”, explica.

Hoy Francisca hace su vida en Yopal (Casanare) con sus hijos y su esposo. Dejó Bogotá para concentrarse en la sabana y los hatos, para cuidar su finca, resolver los problemas de la provincia, que son otros, y para guardar en sus ojos nuevos atardeceres de una tierra a la que no renuncia. “Yo creo que cuando uno va a un lugar a ver el atardecer y conversa con una persona, es un universo muy fascinante. Me parece que lo más fascinante es esa conversación que tienes con una persona que lleva viendo ese atardecer toda su vida”.

Vea el tráiler De a Caballo:

 

EN CINE COLOMBIA ven a ver DE A CABALLO / Making Off from HAY DOC on Vimeo.

 

 

web twt face 

 

 

 

Otros articulos de esta edición

Conoce la opinión de María Lorena Gutiérrez; Ministra de Comercio, Industria y Turismo, sobre la innovación en Colombia.

Edición 40 | 1064 visitas

El empresario Diego Méndez habla sobre emprendimiento desde su experiencia.

Edición 40 | 98 visitas
Artículos relacionados

Conoce la opinión de María Lorena Gutiérrez; Ministra de Comercio, Industria y Turismo, sobre la innovación en Colombia.

Edición 40 | 1064 visitas

El empresario Diego Méndez habla sobre emprendimiento desde su experiencia.

Edición 40 | 98 visitas