SUSCRIBASE

La innovación es un pilar de la competitividad. Debemos apuntar a una economía en la que los emprendimientos se consoliden, tengan más opciones de financiamiento, sean más productivos y aspiren a mercados internacionales.


Escrito por: Redacción Séneca


Mejorar la competitividad del país a partir de pilares como transferencia de conocimiento y tecnología, innovación y emprendimiento, encadenamientos productivos, financiación, capital humano y comercio exterior, son prioridades del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, que desde 2017 dirige la Uniandina María Lorena Gutiérrez. Revista Séneca dialogó con ella sobre el panorama de Colombia en el actual escenario económico y nos contó cuáles son los principales desafíos del país en el contexto global, los avances alcanzados por la industria y las iniciativas implementadas en zonas afectadas por el conflicto armado, para promover el desarrollo social e impulsar las economías locales.

 

La ministra también destacó las cifras récord que tuvo Colombia en visitantes extranjeros y ocupación hotelera, e igualmente la reducción del déficit de la balanza comercial. Indicadores que, a su criterio, pronostican un mayor crecimiento de la economía colombiana para este año. Asimismo, se refirió a la efectividad lograda con la Ley de formalización y generación de empleo formal, mediante la cual se han beneficiado más de 976 mil nuevas empresas.

 

Ministra, ¿qué balance puede hacer en materia de innovación y emprendimiento en el país?

 

La innovación es un pilar de la competitividad. Debemos apuntar a una economía en la que los emprendimientos se consoliden, tengan más opciones de financiamiento, sean más productivos y aspiren a mercados internacionales.

 

Tenemos varios programas para consolidar ese objetivo. iNNpulsa Colombia, por ejemplo, se ha fortalecido desde 2012 como un articulador clave del ecosistema de emprendimiento, innovación y desarrollo empresarial en Colombia. En sus seis años de existencia, más de 101 mil actores –entre los que están empresas, emprendimientos, instituciones y beneficiados en inclusión productiva y en transformación de mentalidad y cultura- se han favorecido con la movilización de más de $ 613 mil millones.

 

En 2017 fueron movilizados recursos por más de $ 117 mil millones, los cuales lograron impactar alrededor de 28.800 beneficiarios por medio de diferentes instrumentos como Aldea, Mega Emprendedores, fortalecimiento de clústeres, Héroes Fest, entre otros. Estas cifras demuestran que nos la estamos jugando por los emprendedores.

 

En este sentido, ¿cómo está Colombia en el panorama global? ¿Qué factores atacar para lograr mejores posicionamientos en rankings de competitividad e innovación?

 

Estamos avanzando. Según el Índice Global de Innovación, que clasifica a los países y economías en términos de su entorno propicio para la innovación, Colombia ocupó en 2017 la casilla 65 entre 127 economías evaluadas. Pasamos de tener una calificación de 34,2 en 2016 a 34,8 el año pasado, con lo que ocupamos el quinto puesto en América Latina.

 

Por supuesto que nos gustaría escalar a mayor velocidad en estos indicadores, por eso estamos fortaleciendo el ecosistema emprendedor, apoyando a los innovadores no solo con financiamiento, sino también con acompañamiento de expertos -tanto públicos como privados- y en la detección de oportunidades para que consoliden sus empresas.

 

Nuestra meta es ser en el año 2025 la economía más innovadora de América Latina y la tercera más competitiva de la región para el año 2032.

 

¿Qué tan efectivas están siendo las acciones que se han implementado desde el Ministerio para contrarrestar la informalidad y facilitar la formalización empresarial?

Con la puesta en marcha de la Ley de formalización y generación de empleo formal, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo se ha dado a la tarea de crear incentivos para consolidar empresas y empleos formales. Prueba de la efectividad de esta estrategia es que se han beneficiado más de 976 mil nuevas empresas, gracias a la reducción de tarifas de la matrícula mercantil y disminución del pago de renta y de parafiscales.

 

Por otra parte, desde el Ministerio hemos atendido a más de 180 mil empresarios por medio de programas como Brigadas para la formalización, Ruedas de servicios para la formalización, Encadenamientos productivos formales, Territorios formales y Talleres de formalización empresarial.

 

Asimismo, este Ministerio ha trabajado desde 2010 de la mano con las Cámaras de Comercio del país, para implementar iniciativas que fomenten el emprendimiento, la formalización y el desarrollo empresarial.

 

¿Cuál es el resultado de iniciativas como el Premio Innova en el fomento de la innovación en el país? ¿Cuáles son los principales retos en la materia?

 

Abrir este tipo de espacios es importante porque atraemos a los emprendedores, los incentivamos para que materialicen ideas que en ocasiones se quedan en el papel. En el caso específico del Premio Innova, buscamos promover una cultura de innovación en las mipymes para fomentar su productividad, diversificación y la sofisticación de los productos.

El principal reto –más allá de ampliar estas convocatorias– está en madurar aquellas ideas que tienen el potencial de hacerlo. De nada nos sirve premiar emprendimientos si estos no terminan por consolidarse para generar un efecto real y positivo en su entorno. Debemos construir los espacios para que los diversos tipos de emprendimiento reciban el apoyo necesario hasta que se conviertan en empresas maduras.  

Cuando el presidente Santos anunció su llegada al Ministerio afirmó que estaban dadas las condiciones para dinamizar la economía del país. ¿Esto se está logrando?

 

El 2017 fue un año difícil, no solo para Colombia sino para la mayoría de los países del vecindario. Supimos salir adelante en un escenario adverso, demostrando una solidez de nuestra economía. La inversión extranjera directa, por ejemplo, llegó el año pasado a los 14.518 millones de dólares, superando la meta de 14.000 millones que nos habíamos trazado.

 

Estoy convencida de que el 2018 será el año de la recuperación de la economía. Hay señales que permiten creer que este año mejoraremos nuestro crecimiento. No olvidemos que el año pasado cerramos con cifras récord en visitantes extranjeros y ocupación hotelera, con un incremento de las exportaciones del 19 % (las no mineras lo hicieron 5,3 %) y una reducción del déficit de la balanza comercial de 44,3 %. Todos estos indicadores nos llevan a pensar que vamos por el camino correcto y que lo peor de la tormenta ya quedó atrás.

 

Además, organismos multilaterales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, por ejemplo, han elevado sus pronósticos de crecimiento de la economía colombiana para este año y apuntan a una expansión cercana al 3 %. Sin embargo, somos conscientes de que el país debe crecer a razón del 5 % o 6 %. Paulatinamente volveremos a esos índices de crecimiento. 

 

¿Desde la dinamización de la economía, qué sectores requieren mayor impulso y cuáles están mostrando un positivo avance?

 

Al revisar los resultados del PIB en 2017, hay que destacar el comportamiento del sector agricultura, que creció 4,9 % y fue el principal jalonador de la economía. Sin duda que el potencial agroindustrial de Colombia es inmenso. En esa línea lanzamos, a comienzo de este año, la alianza El Agro Exporta, programa que beneficiará a 11.000 agricultores de 200 municipios, los cuales recibirán acompañamiento para mejorar la calidad, productividad y comercialización de sus productos.

 

La industria colombiana pasó por un momento difícil en 2017, por la disminución del consumo interno y externo, debido a la caída de los precios de los bienes primarios y la desaceleración de la economía de la región.

 

Estamos trabajando fuertemente para generar las condiciones que permitan mejorar nuestra competitividad. Nuestra política industrial está sustentada en siete pilares: transferencia de conocimiento y tecnología, innovación y emprendimiento, encadenamientos productivos, calidad, financiación, capital humano y comercio exterior.

 

El Ministerio acaba de anunciar la liberación de aranceles a 407 bienes de importación. ¿Cómo ayudará esto a impulsar la economía del país?

 

Esta medida hace parte del programa Colombia Repunta, formulado en febrero de 2017, y que apunta a impulsar el crecimiento de la economía y de la competitividad de los productos colombianos.

 

Esta medida permitirá que los empresarios colombianos importen bienes de capital y materias primas sin pagar ningún arancel, es decir, hay un ahorro que hará que los productos nacionales sean más competitivos.

Un ejemplo práctico para entenderlo mejor: si un empresario pagaba 100 dólares por importar un insecticida que utilizaba en su cultivo, se le cobraba un arancel de 5 %, es decir, terminaba pagando 105 dólares por ese producto, lo que afectaba el precio al que vendía su cosecha. Con la decisión de eliminar los aranceles, ese empresario pagará solo 100 dólares, lo que le permitirá que su cosecha tenga precios más competitivos. En total, el ahorro para la industria proyectado con esta medida es de 1,2 billones de pesos.

 

¿De qué forma el ministerio que usted dirige ha aportado en la etapa de posconflicto en el país?

 

Uno de los puntos en el que estamos poniendo el énfasis es en el desarrollo del turismo en zonas antes vedadas por el conflicto armado. El programa ‘Turismo y paz’ busca transformar más de 132 municipios afectados por el conflicto armado en destinos turísticos.

 

Para incentivar a que la empresa privada y las comunidades inviertan en los sitios afectados por la violencia, el Gobierno determinó un incentivo tributario que permite que las personas naturales o jurídicas que construyan hoteles en los municipios con menos de 200 mil habitantes paguen una tarifa del 9 % del impuesto de renta por 20 años.

 

Además, el Ministerio está enfocado en promover un paquete de incentivos a la inversión en las Zonas Más Afectadas por el Conflicto Armado (ZOMAC), que quedó establecido en la Reforma Tributaria de 2016 y delimitado por el Decreto 1650 de 2017 (expedido por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público). Estos beneficios van dirigidos a la creación de nuevas empresas y a la puesta en marcha de obras de infraestructura.

Otros articulos de esta edición

Conoce cómo es el proyecto de viviendas universitarias de Los Andes.

Edición 42 | 318 visitas

Entérate de la reactivación de algunos de nuestros capítulos y la inauguración de la nueva sede de la Univerisdad de los Andes en Cartagena.

Edición 42 | 650 visitas
Artículos relacionados

Conoce cómo es el proyecto de viviendas universitarias de Los Andes.

Edición 42 | 318 visitas

Entérate de la reactivación de algunos de nuestros capítulos y la inauguración de la nueva sede de la Univerisdad de los Andes en Cartagena.

Edición 42 | 650 visitas