SUSCRIBASE

“La influencia que tuvo la Universidad de los Andes fue mostrarme el mundo, la actualidad, salir un poco de la burbuja del colegio y mantenerme actualizado. En mi carrera tuve la oportunidad de aprender un poco de todo; de desarrollo, mercadeo, y todo eso me ayudó para poder gerenciar una empresa”.


Escrito por: Emerson Martínez Velásquez


El tema de la calidad educativa en Colombia siempre ha sido un debate. Esta se ha desarrollado en un entorno que se encuentra ligado con lo social. Por lo tanto, en busca de lograr una educación de calidad se requiere hacer grandes cambios desde los modelos de enseñanza, ya que en estos tiempos enfrentamos retos en cuanto al verdadero sentido de educar. Ante esta problemática Camilo Sardi, ingeniero industrial de la Universidad de Los Andes, junto con su hermano Mario Andrés Tobón, fundaron MaestriK, un proyecto enfocado en impactar a la sociedad y mejorar la educación del país para que sea mejor y más desarrollada.

 

¿Cómo nació la idea de fundar MaestriK?

 

La idea surgió en 2016 viajando a Estados Unidos con mi hermano. A él siempre lo he visto como una figura que admiro, también es Ingeniero Industrial y quería montar un negocio con él. A pesar de que aún no me había graduado, tenía claro que quería hacer algo más por la sociedad, crear algo yo mismo, y empecé a escribir ideas en un papel. Cuando llegamos a San Francisco, leímos las ideas con mi hermano y optamos por montar MaestriK, porque era un proyecto que estaba enfocado a la educación.

 

Además de que nos gustó mucho la idea, en ese entonces vimos la problemática que tenían los profesores, ya que estaban en desacuerdo con sus condiciones laborales. Era un momento perfecto y queríamos hacer algo para corregir esa situación. Para nosotros los profesores son los que nos dan esas bases para educarnos de manera correcta y en un corto plazo, logramos ayudarlos a obtener mejores ingresos, a ser mejores profesores y a que aprovecharan su tiempo libre.

 

Así mismo, ayudamos a un segmento de estudiantes que estaban reprobando sus estudios. Investigando nos dimos cuenta que, en 2017, 1.563.000 estudiantes reprobaron sus estudios en Colombia. Entonces, por medio de clases personalizadas, podían llegar a nivelar un poco el nivel de sus estudios. Otro punto importante es que cuando un profesor da una clase masiva, el sistema educativo de hoy en día cree que todo el mundo entiende igual. Un estudio realizado por dos británicos, Peter Honey y Alan Mumford, descubrió que hay 4 tipos de aprendizaje: personas reflexivas, activas (aprenden haciendo), los que tienen que buscar la lógica de todo y los que relacionan las cosas con algo. Es ilógico pensar que todo el mundo está en el mismo nivel y eso también nos motivó a crear la empresa.

 

¿En qué momento se consolidó MaestriK?

 

Apenas volví del viaje empezamos a desarrollar el proyecto. Estaba terminando mi carrera y aproveché la tesis para hacer el estudio de la idea. Busqué quién desarrollara la aplicación, un equipo de mercadeo y a principios de 2017 me puse en contacto con una empresa que se llama NativApps, de Barranquilla.

Ahí conocí al CEO de la empresa que se llama Gustavo de la Vega. Él nos brindó todo el apoyo para desarrollar un producto mínimo viable. Yo viajé a Barranquilla, planeé las cosas con el diseñador, con los programadores y al poco tiempo lo volvimos socio de la empresa, le dimos un porcentaje y empezamos a trabajar con él. Para diciembre de 2017 ya teníamos la versión en Android y para enero de 2018 en IOS. Sin embargo, tenía varios puntos de fricción, pero para ese momento ya teníamos un aproximado de 800 profesores inscritos en la plataforma y nos lanzamos al mercado con eso. Hicimos campañas de mercadeo, recibíamos gran cantidad de descargas y para mayo ya superábamos las 7.000 descargas.

 

Al ver el éxito que estábamos teniendo, nos dimos cuenta que necesitábamos nuestro propio equipo de desarrollo en la empresa. En NativApps conocí a Andrés Ochoa, que fue el último que cogió las riendas del proyecto y fue quien pudo unir todo y sacarlo adelante. Entonces le ofrecimos trabajar con MaestriK y creamos nuestro equipo de desarrollo. Así mismo hicimos un equipo de servicio al cliente y un equipo de marketing. Estos equipos que se encargan de garantizar la buena operación, incluso estamos tan confiados que contamos con una promoción de que, si tu clase no está confirmada en dos horas, es gratis. Pero eso se fue logrando con un trabajo a lo largo del año. En un principio me tocó ser servicio al cliente, contador, mercadeo y todo era prueba y error.

 

¿Cuál es la diferencia de MaestriK con otras empresas del mercado?

 

Hay empresas que ofrecen diferentes modelos, que son sectorizadas o que se enfocan solo en algunas áreas. Sin embargo, hay un problema con este tipo de organizaciones. Por ejemplo, yo tomé tutorías en la Universidad para algunas materias y sucedió que me cobraban mucho porque veían que era de la Universidad de Los Andes y tenía la necesidad, entonces me costaba 50.000 o 60.000 pesos la hora. Por otro lado, existen plataformas web en donde cualquiera puede ingresar, meter su postulación y encontrar tutores de todo tipo, pero no sabes si es de verdad. Lo único que te garantiza que son de verdad es el perfil de cada uno. Hay otro modelo que va más enfocado a padres de familia donde también, por una página web, te hacen un estudio o una llamada y te asignan un profesor de acuerdo con tu necesidad. Y a los padres les gusta mucho este modelo, pero el tiempo de respuesta no es el esperado. Así era la versión uno de MaestriK, porque la aplicación no funcionaba muy bien y éramos como un call center. Nuestra diferencia es la combinación de ambos modelos, ¿por qué? Nosotros aplicamos un filtro a nuestros docentes. De los más de 9.000 profesores que han aplicado, solo 1.000 han pasado el primer filtro y actualmente alrededor de 800 o un poco más están activos dentro de la plataforma, porque volvemos a hacer un filtro con aquellos que pasaron el primero. Este consiste en revisar el pasado judicial, que esté completamente limpio; revisamos todos los documentos y si tienen experiencia como docentes o no en el área que quieren enseñar. Les realizamos una prueba psicotécnica y en varios casos les hacemos una llamada telefónica para corroborar toda la información. Ese filtro garantiza la seguridad de las clases. Por otra parte, brindamos un soporte en donde la persona solicita una clase y te damos un tiempo de respuesta de 2 horas y aseguramos el servicio, sea con el profesor que pidió o con otro de características similares.

 

Además, brindamos un acompañamiento en todo momento para saber si a los clientes les fue mal y tratar así de mitigar el error por medio de algún incentivo para tomar otra clase. Si el profesor cancela, el cliente cuenta con el respaldo de la empresa y se pone en contacto para ayudar a encontrar otro profesor. Eso es como el valor agregado que brindamos, además del precio. En la plataforma creamos una competencia entre los tutores, entonces se pueden encontrar clases de muy buena calidad a 20.000 pesos la hora, la mitad de lo que uno encuentra en el mercado. Otro diferencial es que no solo puedes buscar materias académicas, en MaestriK enseñamos más de 300 áreas que van desde matemáticas, inglés, hasta la programación más difícil, pasando por temas extracurriculares como un chef en casa, un profesor de baile o un entrenador personalizado. Nuestra filosofía es que alguien que quiera aprender algo, MaestriK se lo puede enseñar. Esto se logra teniendo un amplio portafolio que ataca desde la persona de colegio hasta el padre de familia que quiera aprender algo nuevo con un soporte y una seguridad. Además, un MaestriK es alguien que va a entrar a tu casa por algunas horas, o toda la semana, y los clientes pueden estar tranquilos de que la persona que va a entrar a sus casas es de bien y va a tener toda la disposición de enseñar. Si algo llega a suceder, un seguro te cubre y una empresa te respalda, ese es a grandes rasgos nuestro diferencial.

 

¿Cuál es el cliente potencial de MaestriK?

 

Eso depende de la época. Nosotros estamos enfocados en ingresar a la universidad, más que todo fue como una estrategia y yo siento que el universitario es receptivo a este tipo de ideas, pero también tienen muchas opciones. Es un mercado más concentrado, todos están en la misma institución y es más fácil llegarle ahí, por eso la segunda versión de la aplicación es la que de verdad nos permite tener esto como una realidad y así empezamos a atacar universitarios. El padre de familia es un sector donde se necesitan tutorías con más recurrencia porque de pronto el hijo es más dependiente a este tipo de estudios. Muchas veces tienen que ponerle un tutor recurrente y es interesante porque en general, el universitario es más como de emergencia, pero el estudiante de colegio es constante y esos clientes tienen un potencial gigante. Hoy en día nuestra masa está en estudiantes universitarios, pero hay personas que quieren aprender más cosas y se van a las actividades extracurriculares. Es así como existe el cliente que toma clases de matemáticas entre semana y un entrenador personalizado para el fin de semana.

 

¿Qué proyectos tienen para 2019?

 

Este año tenemos un proceso de aceleración. A mediados del año esperamos recibir una inversión extranjera. Vamos a ir a México a presentar el proyecto y en este momento estamos mejorando y retocando la plataforma, sacando la versión web. Estamos muy confiados en las tecnologías que usamos, casi todas son internacionales, los mejores servidores, las mejores bases de datos que nos permiten pensar en esta expansión internacional. Los proyectos de crecimiento tienen que ver con la expansión a México, Estados Unidos y países latinoamericanos. También esperamos terminar de expandirnos por todo Colombia. En este momento estamos en Cali, Medellín, Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga y Palmira. Tenemos una alianza con la empresa Colgate-Palmolive, juntos apoyando la educación en Colombia y así mismo esperamos aliarnos con varias instituciones académicas, ya sea universidades o colegios, para poder encontrar un beneficio en MaestriK. El foco inicial es crecer y ayudar, tanto como vas creciendo vas apoyando a la población. Siempre nos enfocamos en lo social, no crecer para lucrarnos sino para contribuir a la educación. Lo que nosotros de verdad queremos hacer con esto es aportar a la educación del país, no solo en el corto y mediano plazo, sino que queremos apoyar a esas instituciones o a esas personas que tienen bajos recursos, por eso mismo queremos masificar el proyecto para crear una fundación. Con todo el conocimiento que tenemos (1000 profesores dispuestos a enseñar), podemos apoyar a la sociedad. Todo el tiempo estamos buscando formas de cómo apoyar a la gente que lo necesita.

 

¿Qué influencia tuvo la Universidad de Los Andes para llegar a fundar un proyecto tan sólido?

 

Me encantó estudiar en la Universidad de Los Andes, viví un mundo interesante. Es muy exigente y el ambiente me pareció amigable y bastante retador. La influencia que tuvo ésta fue mostrarme el mundo, mostrarme la actualidad, salir un poco de la burbuja del colegio y mantenerme actualizado. En mi carrera tuve la oportunidad de aprender un poco de todo; de desarrollo, mercadeo, y todo eso me ayudó para poder gerenciar una empresa. Hoy en día los desarrolladores me hablan y a pesar de que no tengo las capacidades de programar, entiendo lo que me dicen y cuando hay un problema sobre la mesa les puedo dar ese tip de lógica que los programadores de MaestriK transforman a código. Igual con el marketing, yo sé usar las herramientas y puedo aportar desde mi experiencia. Además, en la Universidad, uno conoce gente muy importante, muchos contactos. Mi asesor de tesis me ayudó, me conectó con otra persona que me mantuvo actualizada y entre ellos me mostraron cómo montar una empresa, me recomendaron libros y me acompañaron en el proceso y eso fue un apoyo muy grande para lograr lo que hoy en día es MaestriK.

 

Otros articulos de esta edición

“No se trata solamente de hacer una botella comestible sino de la posibilidad de combatir problemáticas en el mundo”.

Edición 45 | 164 visitas
Artículos relacionados

“No se trata solamente de hacer una botella comestible sino de la posibilidad de combatir problemáticas en el mundo”.

Edición 45 | 164 visitas