SUSCRIBASE


Escrito por: Yulieth Mora


Un día de la semana en la vida de Lourdes Cabrales es suficiente evidencia de que ella vive su lema: “dar la milla extra en todas las dimensiones de la vida”. Son las 4:45 a.m. Enciende la radio, sigue atenta las noticias mientras responde un par de correos electrónicos; sirve dos tazas de café para ella y Guillermo, su novio. A las 7:00 a.m., inicia su clase de Rumba, que dura una hora, y menos de treinta minutos después del final de la clase, Lourdes ya está sentada frente a su escritorio, en las oficinas de Tasa Worldwide, en el norte de Bogotá, una firma consultora encargada de la búsqueda de talentos, donde hoy día es gerente general y socia.

Lourdes no para. Hoy es miércoles; al mediodía, el almuerzo con sus padres es inaplazable. De regreso a la oficina, el trabajo sigue. Usualmente, ella es quien realiza las entrevistas a ejecutivos de más alto nivel pero hoy está del otro lado; es ella quien responde las preguntas para la revista Séneca.

En la tarde, regresa a casa y comparte con sus hijos, Camilo, de 22 años, y Liliana, de 19, y el día no se acaba hasta que el noticiero de la noche termina. Hay que estar enterada. Pero si es jueves, el asunto es distinto: “Me convierto en la directora de logística de mi casa”, y ella no duerme tranquila hasta que sus hijos regresen de la universidad o de las reuniones con sus amigos: “Yo no paro nunca. Pero es rico tener el tiempo para todo”.

 

Inversiones a largo plazo

Lourdes es ingeniera industrial de la Universidad de los Andes, especialista en Finanzas, y recientemente realizó el Programa de Desarrollo de Liderazgo en Harvard Business School, en Boston (Estados Unidos).

Casi estudia Química y casi se queda en Cartagena, donde nació, pero los números siempre han sido su pasión. Se decidió por Bogotá y por la ingeniería industrial: “el agradecimiento a la Universidad de los Andes es infinito. Los Andes y mi ingeniería fueron los que me dieron todo para ser lo que soy en todos los ámbitos de la vida, eso lo tengo claro. Soy Uniandina de sangre”.

Aunque al inicio de su carrera se dedicó a trabajar en el sector financiero, luego supo que pasar suficiente tiempo con sus hijos iba a ser la inversión más importante de su vida, así que aceptó convertirse en consultora, evaluando cargos financieros en Heidrick & Struggles, un trabajo nada fácil pero que le daba el espacio para compartir con sus hijos: “La evaluación que hacemos en este tipo de headhunter es muy de negocio, en eso la ingeniería te ayuda. Lo que nos dan nuestros clientes es una ecuación matemática: necesito este conocimiento, estas habilidades. Tú sales al mercado y recomiendas según esa ecuación”.

 

Entender una generación

El éxito de un trabajo que al principio parecía impensable no se hizo esperar. Más adelante, Lourdes se convirtió en socia de Tasa Worldwide, que durante más de cuarenta años ha sido la conexión perfecta de compañías y talentos.

En el mundo de hoy, las empresas y el talento no son lo mismo de hace unos años. “Hoy en día, las compañías ven el recurso humano como algo muy importante. Ya estamos más conscientes de que hay que invertir en el talento humano y hay que entender las generaciones; los millennials están pidiendo un propósito, ellos se enamoran de las causas; las empresas tienen que entender esas generaciones”, explica Lourdes.

Y quién sino ella tiene certezas sobre esta nueva generación, si vive con sus hijos, Camilo, que está por graduarse como ingeniero industrial de la Universidad de los Andes, y Liliana, que estudia Medicina en la Universidad Javeriana: “son jóvenes que tienen muy claros sus propósitos”.

Sin embargo, afirma que la clave está también en el balance: “La experiencia tiene un valor muy importante. Cuando uno arma un equipo directivo, hay que tener un balance, deben ser un complemento, las canas valen”.

 

Uniandinos, su casa

“Yo diría que el noventa por ciento de mis clientes son mis compañeros de la Universidad de los Andes. Nos mantenemos muy cercanos, es un vínculo de años”, explica Lourdes, quien afirma que la Asociación de Egresados de los Andes  (Uniandinos) se ha convertido en un excelente lugar para coincidir con amigos y clientes. De hecho, hace un par de meses, Lourdes participó como panelista en el evento Cómo Regresar al Mercado Laboral, que tuvo gran éxito entre los asistentes, y asegura que sus visitas a Uniandinos serán cada vez más, porque está segura de rodearse de los mejores talentos, y el propósito es que Tasa, que es una red internacional, exporte los mejores talentos colombianos a compañías que lo requieran: “Nuestros socios nos piden colombianos porque a nosotros no nos da miedo nada”.

Lourdes no para, siempre dará la milla extra porque es colombiana, Uniandina, y no le tiene miedo a nada.

Otros articulos de esta edición

Entérate de la reactivación de algunos de nuestros capítulos y la inauguración de la nueva sede de la Univerisdad de los Andes en Cartagena.

Edición 42 | 608 visitas

El legado de Mario Laserna va más allá del deber. Contribuyó a un país sediento de ideas que, sin duda, hacen que en casi todos los ámbitos de la sociedad esté un Uniandino sembrando semillas.

Edición 42 | 1292 visitas
Artículos relacionados

Entérate de la reactivación de algunos de nuestros capítulos y la inauguración de la nueva sede de la Univerisdad de los Andes en Cartagena.

Edición 42 | 608 visitas

El legado de Mario Laserna va más allá del deber. Contribuyó a un país sediento de ideas que, sin duda, hacen que en casi todos los ámbitos de la sociedad esté un Uniandino sembrando semillas.

Edición 42 | 1292 visitas