SUSCRIBASE

La innovación social se enfoca en crear e implementar nuevas soluciones a problemas que tienen comunidades o la sociedad en general. El objetivo no es innovar per se, sino solucionar problemas complejos. La innovación es necesaria cuando se requieren soluciones más eficientes y sostenibles. Como los problemas son de las personas, es evidente que las soluciones deben surgir de su sentir y pensar. Por eso, la clave de la innovación social es la participación de diversos actores, tanto para entender los problemas como para proponer alternativas de solución.


Escrito por: Juan Fernando Pacheco


En la historia de la humanidad siempre han existido las innovaciones sociales, aunque así no se llamaran, solo que ahora hay más conciencia de la necesidad de crear mejores soluciones frente a problemáticas de todo nivel y contexto que crecen, intentando dejar de lado la repetición de fórmulas que no han funcionado, incluso, muchas de ellas creadas desde el escritorio de los profesionales.

En Colombia, la innovación social se desarrolla desde diversos espacios que se complementan: i) organizaciones enfocadas a capacitar personas en herramientas de innovación social, realizando talleres con las comunidades para generar prototipos de solución o para implementar proyectos que generen y utilicen innovaciones sociales; ii) universidades que ofrecen programas de postgrado en innovación social, que tienen grupos de investigación con jóvenes que buscan nuevos saberes acerca de la innovación social o que promueven actividades de proyección social innovadoras con estudiantes y profesores; iii) empresas privadas que desarrollan estrategias de valor compartido basadas en la innovación social, que financian y promueven proyectos de innovación desde sus fundaciones, áreas de responsabilidad social, y que promueven concursos y competencias para que innovadores sociales muestren sus propuestas y obtengan un premio; iv) comunidades que innovan por medio de sus organizaciones de base con o sin apoyo de otros actores externos; y v) gobiernos que buscan promover la innovación social por medio de convocatorias y acciones, como lo hace la Gobernación de Cundinamarca desde su Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación. Asimismo, gobiernos que generan programas en las ciudades para facilitar la innovación como Ruta N en Medellín, o que trabajan en el diseño participativo de políticas públicas para promoverla, como es el caso de Bogotá, con su actual proceso de diseño de la Política Distrital de Ciencia, Tecnología e Innovación 2018-2038.

 
 

No es fácil estimar qué tanto se está haciendo en el país en temas de innovación social con respecto a los problemas que nos apremian, pero sí es posible intuir que se necesita un esfuerzo más grande por parte del sector público y privado. Los desafíos actuales se tienen claramente planteados en los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos por las Naciones Unidas, pero en Colombia, además de estos, cobran especial atención temas como la lucha contra la corrupción, la sustitución de cultivos de uso ilícito, la formalización de la minería y la superación de la pobreza en la mayor parte de las zonas rurales, por mencionar solo algunos casos. Para entender la complejidad que enfrenta la innovación social, se pueden observar los retos que tiene la agricultura familiar: ¿cómo crear circuitos cortos de comercialización que sean sostenibles? ¿Cómo educar a las personas en el sector rural con pedagogías adecuadas a sus prácticas culturales y contenidos pertinentes a sus necesidades? ¿Cómo ofrecer productos financieros adecuados a las dinámicas de la agricultura familiar distintos a los agronegocios? ¿Cómo diseñar sistemas óptimos de gestión comunitaria del agua? ¿Cómo generar un consumo responsable de alimentos desde las ciudades para que la oferta del campo pueda ser diversa y viable?

 

La innovación social requiere de un proceso estructurado que toma tiempo. Hay que entender las problemáticas con las comunidades a partir de un diálogo de saberes entre los conocimientos empíricos de las personas y los conocimientos científicos de los expertos. Luego, se deben buscar soluciones ya implementadas en otros lugares, para ver si es posible traerlas y apropiarlas, o generar soluciones creativas por medio de prototipos, para ensayarlas, mejorarlas y luego implementarlas.

 

La innovación social tiene su medalla de oro en la conformación de “tecnologías sociales”, las cuales se entienden como innovaciones que se estructuran en conjuntos de conocimientos con instrucciones de uso, para que otras comunidades puedan apropiarlas y adaptarlas a sus realidades. Si las innovaciones sociales que se generan en un territorio se conforman como tecnologías sociales, pueden escalarse a muchos otros territorios para solucionar problemas similares.

 

En Colombia, generar innovaciones sociales tiene varias dificultades, y una de ellas es la financiación. Cuando se aborda un problema no se sabe cuál será la mejor solución posible que se va a implementar, pero hay que invertir recursos en entender y analizar el problema con la comunidad. Generalmente, las convocatorias que ofrecen recursos financieros ya traen una respuesta al problema que se debe implementar y no dan mucho espacio para la innovación. Cuando la convocatoria no especifica la solución, se exige que en la propuesta se plantee una, pero los tiempos de los procesos y las necesidades de los organismos de apoyo de dar resultados rápidos no dan tiempo de hacer un ejercicio con la comunidad para diseñar la mejor solución con el fin de ser presentada.

 

Para finalizar, es necesario mencionar que en Colombia hay suficiente creatividad y capacidad de trabajo para abordar procesos de innovación social. Tal vez falta más decisión para hacerlo, también aceptar el saber empírico de las personas como algo tan valioso equiparado con el saber científico, más paciencia para llevar el ritmo de las comunidades y, sobre todo, más interés en salir al encuentro del otro para amarlo con plenitud y construir nuestra casa común.

Otros articulos de esta edición

El fútbol, durante época mundialista, no solo es un movimiento deportivo sino también social y económico.

Edición 41 | 495 visitas

Conoce la historia de varios de los capítulos y grupos en Uniandinos relacionados con el deporte.

Edición 41 | 640 visitas
Artículos relacionados

El fútbol, durante época mundialista, no solo es un movimiento deportivo sino también social y económico.

Edición 41 | 495 visitas

Conoce la historia de varios de los capítulos y grupos en Uniandinos relacionados con el deporte.

Edición 41 | 640 visitas