SUSCRIBASE

La innovación social se enfoca en crear e implementar nuevas soluciones a problemas que tienen comunidades o la sociedad en general. El objetivo no es innovar per se, sino solucionar problemas complejos. La innovación es necesaria cuando se requieren soluciones más eficientes y sostenibles. Como los problemas son de las personas, es evidente que las soluciones deben surgir de su sentir y pensar. Por eso, la clave de la innovación social es la participación de diversos actores, tanto para entender los problemas como para proponer alternativas de solución.


Escrito por: Esteban Reyes Trujillo


Para mí, el fútbol era una pasión ajena. En mi casa era un idioma de mi papá y mis hermanos, cuyos verbos nunca supe conjugar. En el colegio era un signo visible de prestigio y hombría que yo observaba desde la tribuna. En las pantallas era un imán sonoro que atraía todas las miradas, menos la mía.

 

Yo prefería cierta quietud. Los juegos de mesa. Las películas. Los libros. En mi caso, el fútbol no era ese espacio de comunión que otros referían, sino más bien un muro que me aislaba de ellos. Y cuanto más alto se hacía ese muro, mayor iba siendo mi curiosidad y mi envidia por esa enorme cancha que se extendía detrás de este.

 

Hasta que un día, después de haber ido algunas veces a Tiempo de Juego, con propósitos no deportivos, ese muro se desplomó, y comprendí una faceta del fútbol que me cautivó para siempre. Allí, en las pobladas lomas de Cazucá, pude entender que en un partido o entrenamiento, pero sobre todo en los espacios que se generan antes, durante y después de esas actividades, había un surco privilegiado y maravilloso para cuestionar las conjeturas que sustentan a una comunidad. Allí, en una placa de asfalto y alrededor de ella, pude ver que las creencias más arraigadas que configuran el entendimiento de la pobreza como una condición, o de la violencia como un lenguaje, lograban desdibujarse de las mentes con la misma naturalidad con la que un niño recorre en sus juegos palacios de chocolate o pasa de ser cóndor a ser tigre sin que nada se lo impida.

 

Eso fue lo que vi. Que en una misma cancha jugaban niños y niñas de diferentes tamaños, de diferentes barrios, de condiciones y atributos antagónicos. Y que alrededor de esa misma cancha se congregaban jóvenes, adultos y ancianos, para olvidar transitoriamente —bajo el embrujo del juego, bajo la magia de la pelota de trapo— que sus padres les habían enseñado a desconfiar de los otros, a defenderse de cualquier mirada, a pensar solo en sus intereses. Quienes entraban en la dimensión del juego olvidaban por un momento las barreras que el resto del tiempo parecían separarlos.

 

Y también vi que el juego alimentaba la economía y podía moldear la realidad: los vendedores llevaban sus paletas, los niños usaban uniformes y consumían refrigerios, muchos soñaban con jugar profesionalmente, otros tantos se hacían unos pesos arbitrando partidos o entrenando a los niños. Y cada una de estas necesidades era a su vez una oportunidad. La de producir y vender alimentos, la de organizar una industria textil, la de formar deportistas, la de orientar los proyectos de vida más allá del espectro limitado y cíclico de oficios que configuran el repertorio de ‘lo posible’ en una comunidad marginada.

 

En el fútbol, y alrededor de él, encontré un terreno fértil para subvertir la realidad, con la misma inocencia con la que un niño reconstruye el universo en el espacio mágico del juego. Y a lo largo de los años he tenido el privilegio de ver cómo ese mismo efecto transformador que irradian las canchas cazuqueñas ilumina pueblos en los que no llega la electricidad, logra acallar las armas en contextos de conflicto y allana con sutileza los profundos abismos que separan y alejan a comunidades enteras. Comprendí, pues, que el poder del fútbol trasciende lo futbolístico. Y que su condición de juego le permite desmontar prejuicios, modificar imaginarios y transformar el mundo.

Otros articulos de esta edición

Conoce cómo es el proyecto de viviendas universitarias de Los Andes.

Edición 42 | 318 visitas

Entérate de la reactivación de algunos de nuestros capítulos y la inauguración de la nueva sede de la Univerisdad de los Andes en Cartagena.

Edición 42 | 650 visitas
Artículos relacionados

Conoce cómo es el proyecto de viviendas universitarias de Los Andes.

Edición 42 | 318 visitas

Entérate de la reactivación de algunos de nuestros capítulos y la inauguración de la nueva sede de la Univerisdad de los Andes en Cartagena.

Edición 42 | 650 visitas