SUSCRIBASE


Escrito por: Carolina Tobar Amorocho


 

"Yo creo en la historia, creo que si no se mantiene ese vínculo histórico y se hacen remembranzas e íconos que ayuden a esa historia, la gente no vibra con lo que es realmente la realidad", me dice María Teresa Guerrero mientras hablamos de historia y hace énfasis en que ese pensamiento aplica para la toda historia en general.

 

Le pregunto sobre su historia en Uniandinos y me cuenta que en 1986 se afilió a la Asociación, en el Congreso que lideró Eduardo Aldana, pues vio el potencial que estaba por crearse y por trabajar. Ella se graduó de Bellas Artes de la Universidad de los Andes en 1966, fundó la carrera de Textiles y Arte en la misma institución, y veía una oportunidad muy grande de crear el vínculo Universidad-Asociación para los estudiantes, los egresados y los trabajos que se hacían. 

 

"Lo veía como algo muy importante en mi pasión y amor tan grande que tuve por la Universidad, lo que significaba y lo que había de Asociación, que estaba muriéndose completamente". Comenzó a realizar actividades culturales, y de ahí surgió la idea de crear una Galería para brindarles un espacio a los profesores y estudiantes de Textiles y Arte. Esa idea es hoy la Galería Espacio Alterno, que en 2017 cumple treinta años. 

 

“La Galería le dio vida a la Asociación. Doy fe absoluta de que realmente la Cultura fue lo que hizo que no se muriera esto, estaba emigrando, pasando de un lugar a otro porque no había con qué mantenerlo ni nada". 

 

Cinco años más tarde de su vinculación a la Asociación, María Teresa Guerrero fue elegida como la primera mujer presidente de Uniandinos (1991) y reelegida al año siguiente (1992). Fundó la Revista Séneca y fue la cabeza en la compra de la casa de la 92, que hoy es patrimonio y que se convirtió en la Sede Nacional de Uniandinos.

 

"Para mí fue una sorpresa cuando fui nombrada como primera mujer presidente; yo, que era de una carrera que no tiene que ver con Ingeniería, ni Economía, ni ninguna de estas carreras que destaca la Universidad… y bueno, manejé una presidencia con mucha pasión".

 

En ese entonces, Guerrero era la única mujer en la Junta Nacional, y ser la cabeza de la institución era algo muy nuevo para ella, pero contó con el apoyo y acompañamiento de mujeres como Myriam Ochoa, Clara Inés Palado y Marina Villamizar.

 

“Para mí, además de ser un recuerdo maravilloso, me da un orgullo muy grande porque, gracias a Dios, la casa sirvió como un inicio muy importante. Me dio mucha felicidad. Dije: ‘¡Por fin vamos a tener algo propio que va a ser de la Asociación!’. No olvido esos momentos”.

 

Hablamos de la mujer, me cuenta que en los años sesenta, cuando estudiaba en la Universidad, predominaban los hombres, y aunque esto ha progresado mucho, y en Uniandinos hoy tenemos un equilibrio en número de hombres y mujeres, para ella, "la mujer es la que puede transmitir el cariño, la pasión, el amor por hacer que las cosas broten y que sean bien armadas y constituidas". 

 

Le augura a Uniandinos un gran futuro; espera que se vuelva una imagen buena para la sociedad, que se mantengan los recuerdos de tanta gente que ha entregado su vida y sus actividades a esta institución, que es lo que es hoy, porque hay mucha gente que le ha dedicado su vida, porque quiere que la gente vibre con esto que tiene algo en el espíritu que hay que saberlo mantener. 

 


 

Otros articulos de esta edición

Conoce cómo es el proyecto de viviendas universitarias de Los Andes.

Edición 42 | 318 visitas

Entérate de la reactivación de algunos de nuestros capítulos y la inauguración de la nueva sede de la Univerisdad de los Andes en Cartagena.

Edición 42 | 650 visitas
Artículos relacionados

Conoce cómo es el proyecto de viviendas universitarias de Los Andes.

Edición 42 | 318 visitas

Entérate de la reactivación de algunos de nuestros capítulos y la inauguración de la nueva sede de la Univerisdad de los Andes en Cartagena.

Edición 42 | 650 visitas