SUSCRIBASE

Este espacio, que lleva ya más de 14 años en las instalaciones y ha pasado por algunas remodelaciones a lo largo de estos años, surge como una respuesta a las necesidades de los afiliados que buscan en este lugar, un sitio que se acomode al mundo actual y sea un espacio jovial, donde su estética sea competitiva con un ambiente más cálido, de mayor conectividad y más amplio.


Escrito por: Regional Suroccidente


La Asociación de Egresados de la Universidad de los Andes alberga, día tras día, a los exalumnos que tienen en el espíritu y llevan en el corazón a su Alma Máter.

Recuerdo que corría el año 2005, en el marco de la celebración de los 50 años de Uniandinos, cuando se inauguró un Café en las instalaciones de la Asociación, con el fin de buscar una conexión del visitante con el privilegio de ser Uniandino. 

El nombre que se le puso –en esa época– al Café fue el de “Los Vagones”, en alusión a los que se encuentran en el campus de la Universidad. Hoy en día, en su relanzamiento con aroma a café, surge un cambio importante, nombrándolo el “Café de la U”, para darle identidad con nuestra universidad. En el espacio, nos encontramos a los fundadores Mario Laserna Pinzón y Francisco Pizano de Brigard, y al referente emblemático del campus, el profesor san Alberto Magno, llamado cariñosamente “el Bobo”, escultura donada por el gobierno alemán en el año de 1965.

Este espacio, que lleva ya más de 14 años en las instalaciones y ha pasado por algunas remodelaciones a lo largo de estos años, surge como una respuesta a las necesidades de los afiliados que buscan en este lugar, un sitio que se acomode al mundo actual y sea un espacio jovial, donde su estética sea competitiva con un ambiente más cálido, de mayor conectividad y más amplio.

Hoy en día tienen la opción de traer a su familia, amigos, colegas, clientes, hacer reuniones sociales, disponiendo de productos asequibles, rápidos, bebidas calientes o frías y demás delicias preparadas y horneadas en la misma casa de los uniandinos.

Se abren las puertas a los estudiantes, afiliados y visitantes de las instalaciones, proporcionando todas las herramientas necesarias y útiles que generan conexiones reales y significativas con el espíritu Uniandino, porque “Ser egresado de la Universidad de los Andes es un privilegio… Ser miembro de la Asociación es un deber”.

*          *          *

 

Otros articulos de esta edición

Este es Jorge Orlando Melo, un apasionado por la historia de nuestro país.

Edición 46 | 44 visitas
Artículos relacionados

Este es Jorge Orlando Melo, un apasionado por la historia de nuestro país.

Edición 46 | 44 visitas