SUSCRIBASE

Cuando se menciona la palabra posconflicto hay algo que se viene automáticamente a la mente de muchos: la reintegración a la vida civil de miles de colombianos que han sido participantes activos de la guerra. Desde hace 14 años, la Agencia para la Reintegración y la Normalización – ARN, entidad adscrita a la Presidencia de la República, anteriormente llamada Agencia Colombiana para la Reintegración – ACR, es la encargada de “coordinar, asesorar y ejecutar -con otras entidades públicas y privadas- la Ruta de Reintegración de las personas desmovilizadas de los grupos armados al margen de la ley”. Hablamos con el uniandino Joshua Mitrotti Ventura, director general de la ARN, sobre la reintegración, su experiencia y los retos que este proceso supone para Colombia.


Escrito por: Carolina Tobar Amorocho


  1. Cuéntenos brevemente, desde la ARN – Agencia para Reintegración y la Normalización, ¿cómo ha sido el proceso de reintegración?

 

El proceso de reintegración se viene desarrollando en Colombia desde hace 14 años. Realmente se busca conseguir una ruta en donde el reintegrado pueda desarrollar unas capacidades y unas competencias en lo personal y con el entorno.

 

2. ¿Cuáles son las posibilidades que la ARN le brinda a un reintegrado?

Hoy es un proceso que tiene cuatro componentes grandes, dos de la dimensión psicosocial para ayudar a la estabilización, que la gente pueda encontrar un espacio en la sociedad con una tranquilidad emocional frente a las afectaciones de la guerra, es un modelo que puede durar hasta 30 meses. También tenemos un enfoque de alfabetización, para permitirles a estos adultos mayores de 18 años adquirir unas competencias y niveles mínimos de educación, hasta donde ellos quieran llegar. Luego tenemos todo un componente de formación para el trabajo, donde ellos tienen la posibilidad de hacer dos cursos técnicos, tecnológicos o complementarios en el SENA.

Por último están los procesos de reconciliación, donde tenemos un modelo de reintegración comunitaria que cualifica las capacidades de participación ciudadana, una estrategia para que las personas en proceso de reintegración puedan hacer trabajo comunitario concertado con las víctimas, con las autoridades locales y con las organizaciones sociales, y eso ha permitido romper la estigmatización. También tenemos todo un ejercicio para prevenir nuevas violencias, para realmente ayudar a que los niños, los adolescentes y los jóvenes tengan otras oportunidades diferentes a la violencia y la ilegalidad.

 

3. ¿Cuáles son los resultados más tangibles que ha hecho la ARN frente al proceso de reintegración dado en Colombia?

Hoy tenemos en el componente psicosocial, de las 50 mil personas que han ingresado al proceso, un porcentaje que nos dice que el 90% llegó afectado. Hoy, gracias a este modelo, 93% no representan ningún riesgo para la sociedad, para su familia o para el sector privado. En materia de alfabetización, el 75% de los que recibimos llegó analfabeta, hoy el 80% no lo es. El 72,1% de la población se encuentra ocupada. Desafortunadamente, un porcentaje de casi el 28% tiene un empleo formal y un 72% tiene un empelo informal, eso es un desafío grande no solo para esta población, sino para toda Colombia. Sin embargo, solo un 24% de las personas que ingresaron está en riesgo de reincidir o lo han hecho. Cuando hablamos de reincidencia no estamos hablando de reincidencia a los grupos armados ilegales, estamos hablando de cualquier hecho que vulnere la Constitución de Colombia y las leyes del país

 

4. ¿Qué podría demostrarnos que la reintegración es un proceso sostenible?

Es la primera política pública que permite la culminación exitosa de una condición de vulnerabilidad y la superación de la misma. Más de 18 mil personas se han graduado satisfactoriamente de esta política y solamente 17 han reincidido. Eso quiere decir que tenemos una política que ha generado oportunidad, que ha transformado capacidades, que ha generado desarrollo en las zonas y poblaciones más vulnerables y excluyentes.

 

5.- ¿Cómo ha logrado que el sector privado crea en la reintegración?

Primero, ha sido un proceso de largo aliento. Debo decirle que el sector privado durante mucho tiempo no nos acompañó, pero afortunadamente desde el año 2007, cuando Frank Pearl era Alto Consejero para la Reincorporación, tuvimos el acompañamiento de algunas empresas: Coltabaco, Grupo Éxito, el grupo Casino, Coca – Cola FEMSA y Sodexo. Gracias al ejercicio solidario y generoso de estas multinacionales, hoy tenemos once años de trabajo ininterrumpido con el sector privado, más de 650 empresas que trabajan con nosotros para materializar la reintegración en el país. Hoy tenemos cinco mecanismos con los que trabajamos consistentemente con ellos, que nos han permitido entender que el sector privado es una pieza fundamental de la reintegración efectiva de estas poblaciones.

 

6. ¿Cómo disminuir la brecha social entre actores de la sociedad civil y los reintegrados?

Los reintegrados o las personas en proceso de reintegración van a las comunidades más vulnerables. Otra de las grandes mentiras, “es que la guerra enriquece”, no; desafortunadamente, muchos de estos hombres y mujeres salen como entraron y van a las comunidades más vulnerables, es decir, comparten las mayores carencias de amplios sectores sociales. Por eso nuestro trabajo ha sido no solo en fortalecer los individuos y las familias, sino en los contextos, y que eso sea una oportunidad para transformar dinámicas y apalancar desarrollo.

 

7. ¿Cuál es la ventaja comparativa en el proceso de reintegración colombiano, frente a los procesos de otros países?

Colombia, contrariamente a muchos países que han sufrido violencia y conflicto, ha crecido. Entonces hoy no se puede comparar con otros países por su capacidad institucional, porque este proceso ha sido desarrollado y ejecutado por Colombia, ha sido financiado en un 94% con recursos de los ciudadanos colombianos de forma responsable y transparente. Hoy tenemos unos resultados que en ningún lugar del mundo se han podido lograr en materia de reintegración.

 

8. ¿Qué retos vienen?

Pues yo creo que el principal reto es no ver a esta política y a esta población, que se deriva de contextos de violencia, como una población negativa, con muchas costumbres no adecuadas para el ejercicio de la ciudadanía de hoy. Quiero decir con absoluta firmeza que esto no es una historia de buenos y malos o de blanco y negro, es una historia de grises, y desafortunadamente a estos hombres y mujeres les ha tocado vivido unas historias de vida que en muchos casos los condenaron al ejercicio de la violencia y de la participación en grupos armados. Hoy ellos están haciendo su esfuerzo por cumplirle al país, pero muchas veces tenemos barreras imaginarias, tenemos perspectivas sobre ellos de una forma despiadada que estigmatiza y excluye.

 

9. ¿Cómo inspirar a los jóvenes a que hagan parte del cambio y de esta historia?

Yo creo que hoy Colombia tiene una oportunidad histórica que ninguno de nosotros ha vivido: es la posibilidad de cambiar nuestro destino. Que este destino sea incluyente para todos los colombianos, que gire en torno a la generación de desarrollo y riqueza de las regiones. Eso implica que todos los ciudadanos colombianos tenemos la responsabilidad y la corresponsabilidad para que este proceso de reincorporación y de reintegración pueda generar transformación. Invito a toda la comunidad Uniandina a entender que esto tiene que ser una apuesta nacional, y que tenemos que tener los pies sobre la tierra, sabiendo que esto es un proceso de largo aliento que apenas empieza, pero que puede tener –si somos responsables como nación- una posibilidad de formar por siempre y para siempre nuestro destino, alejarnos de la violencia y llevarnos a la senda del desarrollo, de la profundización y de la ampliación de la democracia. 

 

 

Otros articulos de esta edición

Conoce la opinión de María Lorena Gutiérrez; Ministra de Comercio, Industria y Turismo, sobre la innovación en Colombia.

Edición 40 | 1013 visitas

El empresario Diego Méndez habla sobre emprendimiento desde su experiencia.

Edición 40 | 77 visitas
Artículos relacionados

Conoce la opinión de María Lorena Gutiérrez; Ministra de Comercio, Industria y Turismo, sobre la innovación en Colombia.

Edición 40 | 1013 visitas

El empresario Diego Méndez habla sobre emprendimiento desde su experiencia.

Edición 40 | 77 visitas