SUSCRIBASE

Para Nicolás, un egresado de la Universidad de los Andes se distingue por unas características muy marcadas: “La excelencia académica y el enfoque humanístico. Los Andes tiene un enfoque muy orientado hacia las personas, no solamente desde un punto de vista práctico, sino desde lo teórico.


Escrito por: Emerson Martínez Velásquez


Nicolás Eduardo Buitrago Rey nació en Quito, Ecuador, pero desde muy pequeño vive en Colombia. Hizo toda su etapa escolar en el Nuevo Colombo Americano y fue becado para hacer el pregrado en la Universidad del Rosario, en donde se graduó de abogado con dos profundizaciones: una en derecho internacional y otra en derechos humanos. Luego, al igual que su mamá, decidió hacer su maestría en la Universidad de los Andes. Entró al programa de Maestría en Estudios Internacionales, en donde le dieron la beca de la Facultad de Ciencias Sociales de excelencia académica y aprovechó para hacer otra titulación con la Maestría en Derecho Internacional.

 

El pasado 28 de febrero de 2019 se celebró el grado 100.000 de la Universidad de los Andes. Nicolás fue quien recibió dicho honor por parte de la Institución. Sin embargo, hay una historia curiosa en cuanto a este grado, y es que puede que sea, por mucho tiempo, el mejor grado por ventanilla de la historia. Al necesitar un diploma más rápido que otro, decidió hacer uno por ceremonia, dando lugar, sin saberlo, a que el grado por ventanilla fuese el 100.000.

 

“Me llamaron de la Universidad como tres días antes del grado y me dijeron que ahora estaban haciendo algo más especial en los grados por ventanilla, entonces me pidieron que me fuera de traje, que llevara a mis papás, y aproveché para llevar a unos amigos, solo para recoger el diploma, pero nos fuimos bien vestidos. Al llegar, noté que había un comportamiento raro en las personas, porque me saludaban como si me conocieran; me decían que estaba haciendo historia, pero yo no sabía qué había hecho de especial.

 

Me hicieron firmar un acta de principios de la Universidad, me dieron un carné especial, me tomaron fotos y me grabaron. Luego me saludó Eduardo Behrentz, el Vicerrector de Desarrollo y Egresados, quien me entregó el diploma, y entonces me explicó que yo era el graduando 100.000. Luego vi que se acercaba Pablo Navas, el rector, y fue un shock muy grande porque no tenía ni idea de lo que pasaba. Me ofrecieron un coctel especial, me dieron libros de historia de la Universidad, me hicieron una sesión de fotos, y me dijeron que era magíster Cum laude. Pero hasta eso llegó a perder importancia por todo el espectáculo que se había hecho en torno a mi grado. No tuve tiempo de ver el diploma. Fue muy curioso, además, porque uno pensaría que en los años de historia de la Universidad el número de egresados sería mucho mayor, lo que muestra que quien se gradúa de Los Andes es muy privilegiado, y eso hay que usarlo en favor de la sociedad”.

 

Su mayor motivación para realizar dos maestrías en Los Andes fue el posicionamiento de la Universidad en los rankings internacionales, aparte de que, en temas de derecho y ciencia política, es una de las mejor ranqueadas del país. Cuando se detuvo a escoger una universidad, investigó la planta de profesores, los rankings, el plan de estudios, y este le pareció muy flexible, y al mismo tiempo muy multidisciplinar. Esto le permitió adelantar los dos posgrados, reto que, si bien demandaba mucho más trabajo y tiempo, enriquecía su perfil profesional.

 

Para Nicolás, un egresado de la Universidad de los Andes se distingue por unas características muy marcadas: “La excelencia académica y el enfoque humanístico. Los Andes tiene un enfoque muy orientado hacia las personas, no solamente desde un punto de vista práctico, sino desde lo teórico. Entonces, todo lo que orienta la Universidad se encamina  hacia el impacto social. Desde la facultad que sea, todo se hace con el enfoque humanístico, de derechos humanos o de beneficio a la sociedad, y eso es un aspecto muy positivo. A pesar de ser la Universidad privada más grande del país, su orientación e impacto va hacia lo público, y en mi concepto es lo más estimable que puede tener un egresado de Los Andes”.

 

Otros articulos de esta edición

“No se trata solamente de hacer una botella comestible sino de la posibilidad de combatir problemáticas en el mundo”.

Edición 45 | 9 visitas
Artículos relacionados

“No se trata solamente de hacer una botella comestible sino de la posibilidad de combatir problemáticas en el mundo”.

Edición 45 | 9 visitas