SUSCRIBASE

Pues bien, esas no son situaciones hipotéticas, son realidades que hoy se viven en ciudades como Sao Paulo y algunas localidades de Puerto Rico. Pero más cerca, en Colombia, 238 municipios viven situaciones de racionamiento de agua, y quizás le sorprenda saber que 34 de ellos están en Cundinamarca, muy cerca de la capital.


Escrito por: Irma Yenny Rojas


La escasez de agua nos toca cada vez más y resulta del incremento en la temperatura, la deforestación y el consumo poco racional del líquido vital; lo que debería llevar a la reflexión frente a la necesidad de actuar para mitigar el impacto negativo y proteger el medioambiente.

Aunque Colombia cuenta en su territorio con el 60 por ciento de los páramos del mundo, considerados el recurso más importante en almacenamiento y suministro de agua potable, y es uno de los países más biodiversos –número uno a nivel mundial en diversidad de aves y anfibios, con 700 y 1.865 especies respectivamente–, el deterioro medioambiental también nos toca.

Para Rodrigo Suárez Castaño, director técnico de Cambio Climático del Ministerio de Ambiente, ante la realidad de aumento de la temperatura es relevante trabajar en la adaptabilidad.

“Hay ejercicios como el del CIAT, Centro Internacional de Agricultura Tropical, cuyos análisis dicen que un incremento de más o menos un grado de temperatura es equivalente a 600 metros sobre el nivel del mar”, afirmó.

Según la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, en 2100 la temperatura habrá aumentado en un promedio de 2,7 grados.

Esto no solo afecta el medioambiente, afecta la vida cotidiana. “Si varía la temperatura, ya no tendré que usar chaqueta, usaré algo más liviano. De llegar a los 38 o 40 grados, la jornada de trabajo para un trabajador en Barrancabermeja, por ejemplo, sería diferente. Tendría que empezar a las 5:30 y trabajar hasta las 10, para luego reanudar de 2 a 6. Eso podría pasar en muchas regiones del país. Si tú trabajas en tema de alturas, soldaduras o con overoles, a esa persona le tienes que reducir la jornada o cambiar los horarios, por condiciones de la seguridad en el trabajo”, explica Rodrigo Suárez.

El cambio climático obliga entonces a repensar la economía y el modelo de desarrollo para el país.

Afecta metas económicas, sociales y de desarrollo, y no solo es un tema que tenga que ver con el aire que se respira. Tiene que ver con la salud, la infraestructura, la agricultura, la industria y la educación, entre otros.

En el imaginario colectivo, es común pensar que el cambio climático hace referencia a los fenómenos del Niño y la Niña, pero no necesariamente. Estos fenómenos son variabilidad climática. El cambio climático es la aceleración o intensificación de los mismos, y en lo que coincide la comunidad científica internacional es que esto se debe a la emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI).

Un dato que quizás no conozca es que, en Colombia, la industria sólo genera el 9% de gases contaminantes, y puede que le sorprenda saber que la agricultura, la ganadería, la deforestación y los cambios frente a usos de suelos suman el 58% del total de emisiones. Estos son factores claves en el plan de reducción que se tiene en marcha para cumplir la meta que Colombia se ha fijado: reducir las emisiones de GEI en un 20 por ciento antes de 2030.

La importancia de la conservación

Brasil, Colombia y México son los países con mayor biodiversidad del mundo. Colombia, además de ser el primero en aves y anfibios, se ubica en el segundo lugar en biodiversidad de plantas con 41.000 especies, el tercero en reptiles con 524 y el quinto en mamíferos con 471 especies.

La mayoría de estas especies habitan en los bosques, que no sólo sirven para mantenerlas, mejorar la calidad del aire y conservar las fuentes hídricas, sino que proporcionan otro tipo de beneficios. La directora técnica de Bosques y Biodiversidad del Ministerio de Ambiente, María Claudia García Dávila, explica estos beneficios:

“En servicios de aprovisionamiento, los bosques son fuente de alimentos, agua, madera y biodiversidad. En regulación, controlan la erosión, polinización, dispersión de semillas y fuentes hídricas. Como parte de los beneficios culturales, son recreacionales, espirituales, estéticos y educativos; y en temas de soporte, son fundamentales para el ciclo del agua, la formación de suelos, el ciclaje de nutrientes y la provisión de hábitat”, explicó García.

Según García, los bosques ofrecen una amplia variedad de ventajas sociales y económicas, ya sea en relación con el empleo, con el beneficio generado por la transformación y comercialización de los productos forestales o con las inversiones en el sector forestal. Las ventajas económicas suelen valorarse en términos monetarios, pero la función social de los bosques es mucho más difícil de medir y puede variar considerablemente de un país a otro, en función de sus tradiciones y de su nivel de desarrollo. La cadena productiva forestal, por ejemplo, genera en Colombia cerca de 90.000 empleos directos y 280.000 empleos indirectos.

Minería Responsable

Según organizaciones ambientalistas, la minería es vista como una de las más latentes amenazas al medioambiente, al considerarse un factor contaminante de fuentes hídricas y deforestación. Sin embargo, desde el Viceministerio de Minas, en cabeza de María Isabel Ulloa, es clave diferenciar entre la minería y la extracción ilícita de minerales.

“Esta actividad ilegal y en algunas ocasiones criminal ignora cualquier consideración medioambiental, y no es la minería que se promueve en el país. Por eso el Gobierno Nacional ha puesto en marcha una clara política en contra de este flagelo. Esta política busca detener a aquellos que extraen minerales por fuera del marco legal a expensas del medio ambiente y defender a los que quieren y pueden hacer minería legal, cuidando el medio ambiente”, asegura.

De acuerdo a la viceministra, existen tres líneas principales en las que su cartera trabaja.

La formalización minera: para aquellos mineros que quieran y puedan formalizar su actividad. Estos son los que cuentan con un título minero o están al amparo de uno y tienen instrumento ambiental.

La reconversión laboral: para los mineros que no cumplen con los requisitos mínimos, como tener un título minero y una herramienta ambiental, o están realizando la actividad en lugares restringidos.

El control: para los mineros que no están bajo el amparo de la ley y realizan la actividad de manera irregular. En esos casos se pueden hacer acciones de control policivas y judiciales en la medida en que no se adhieran a las normas y las leyes.

“Hoy en día se tienen áreas donde no podrán ejecutarse proyectos mineros, como Parques Nacionales Naturales, ecosistemas de páramos, humedales Ramsar, manglares y Reservas Protectoras Nacionales, entre otros”, concluyó la viceministra.

Una apuesta por la sostenibilidad

Juan Andrés Cano es un abogado uniandino que, en su época de activista, interpuso una acción popular por la contaminación del embalse de Tominé. Hasta la fecha, esta ha sido la acción popular que más demandas a generado contra entidades del estado. Hoy gerencia Value4Chain, una empresa que aplica las TIC como aliadas para implementar temas de sostenibilidad en las organizaciones.

“Value4Chain fue el resultado de apps.com, un emprendimiento digital que ganamos. Nuestra propuesta de valor es diferente a lo que normalmente se propone. En general no existen muchas aplicaciones tecnológicas en temas de sostenibilidad, pero tienen un mercado que está creciendo cada vez más. Lo que hacemos es acompañar a las empresas en temas de ética, responsabilidad ambiental y generación de valor social, entre otros”.

Además, Cano gerencia otros dos emprendimientos: Semilla y PeaceStarUp. Gracias a este último le fue otorgado el premio Business for Peace, que recibió en mayo pasado.

Con este panorama general en temas de medio ambiente, es imperativo generar conciencia frente al consumo responsable desde todas las perspectivas. Algunos hábitos que se pueden adoptar son:

• Desconecte los electrodomésticos que no usa, incluso el cargador del celular.

• Apague la pantalla del computador de la oficina mientras sale a almorzar y apague el computador cuando no lo vaya a usar por más de dos horas.

• Apague las luces que no necesite mantener encendidas y optimice el consumo eléctrico en el día abriendo las ventanas.

• Use cargas completas en la lavadora y secadora.

• Cierre la llave del agua mientras se cepilla los dientes.

• Recoja el agua de la ducha mientras esta se calienta y reutilícela.

• Evite el uso de desechables (platos, cubiertos, pitillos) si no es estrictamente necesario.

• Prefiera productos que no se vendan empacados en icopor si los puede comprar sin él (frutas y verduras).

• Infórmese frente a la adecuada disposición final de los residuos. No bote a la basura residuos eléctricos o electrónicos y separe lo reciclable de lo orgánico.

Recuerde siempre esta reflexión ¿Cuál es mi compromiso con el medioambiente?

Otros articulos de esta edición

Conozca sobre nuestro Programa de Responsabilidad Social, Alianza Social Uniandina

Edición 39 | 27 visitas

¿Qué está pasando en materia de Responsabilidad Social en Uniandinos, Colombia y el mundo?

Edición 39 | 42 visitas
Artículos relacionados

Conozca sobre nuestro Programa de Responsabilidad Social, Alianza Social Uniandina

Edición 39 | 27 visitas

¿Qué está pasando en materia de Responsabilidad Social en Uniandinos, Colombia y el mundo?

Edición 39 | 42 visitas