SUSCRIBASE

Este mes se discute en el Concejo de Bogotá el Plan de Desarrollo 2016-2020. El objetivo del plan es “alcanzar la felicidad de todos”. Para esto la ciudad debe ser “compacta y ordenada” y como dice el alcalde Peñalosa, tendrá parques, vías y colegios de lujo: “una ciudad espectacular”.


Escrito por: Mario Noriega


Según el plan, la ciudad compacta resolverá el crecimiento de Bogotá hasta el año 2038 con intervenciones gigantescas. Solo la Ciudad Norte “tendrá alrededor de 6.000 hectáreas y podría albergar a cerca de 1,8 millones de personas”. 

 

Desarrollar la ciudad alrededor de un centro no es novedoso. Es la misma teoría de la ciudad monocéntrica analizada por Ernest Burgess en 1925 a propósito de Chicago (The Growth of the City). Para no ir muy lejos, es el mismo planteamiento del “centro ampliado” que el exalcalde Petro presentó al Concejo en su POT de hace tres años. 

 

La ciudad monocéntrica al igual que la ciudad “compacta y ordenada” son conceptos revaluados que, como dice Thomas Sieverts (Cities Without Cities, 2000), no corresponden a lo que debe ser la  ciudad actual ni a las necesidades del futuro. 

 

Hoy las ciudades prósperas, con mejores índices de calidad de vida y donde se supone que la gente es más feliz, se basan en conceptos urbanísticos más complejos.  Por ejemplo, son ciudades regionales, policéntricas, que respetan sus reservas ambientales y, sobre todo, se construyen a partir de mecanismos reales de participación. Sus proyectos estratégicos nunca son propuestas masivas de construcción, que como lo demuestra la historia del urbanismo contemporáneo son  desastrosas. Los proyectos no aparecen en el primer paso, impuestos por el gobernante, sino como resultado de concertar y priorizar directamente con las comunidades afectadas. 

 

Las ciudades cambian para adecuarse a las necesidades de su tiempo. Según Jonathan Barnett (The Elusive City, 1986), el diseño de ciudades se parece a la tecnología militar, en la cual los generales siempre están preparados para la guerra que ya pasó.

 

En la Edad Media, entre los siglos V y XV, lo esencial era la seguridad. Para protegerse de los enemigos se construían muros y fosos. Para proteger la mayor cantidad de construcciones la ciudad ideal era densa y compacta

 

En el siglo XV, dice Edmund Bacon (Design of Cities, 1967),  el objetivo era la ciudad ordenada según principios de la perspectiva geométrica recién inventada por Brunelleschi. Esta técnica orientaba la construcción de calles largas, anchas y derechas. 

 

Es casi imposible adjudicarle la forma y el carácter de una gran ciudad a una sola persona. Siempre resultan de acciones de muchos y se construyen durante siglos. Pero esto no detiene a algunos de intentar dejar su marca. Por lo general, según Deyan Sudjick (The Edifice Complex, 2005), son dictadores con complicidad de arquitectos ególatras. 

 

En el siglo XIX, el modelo ideal fue París. Combinando el ego del emperador Napoleón III con la eficiencia y arrogancia del barón de Haussmann, en 18 años se construyó el París que maravilla a turistas. El plan de Haussmann tenía grandes parques, grandes vías, parques lineales por todas partes y bibliotecas de lujo espectaculares. Esto se convirtió en modelo. Dos seguidores reconocidos fueron Hitler, con su obsesión fallida por volver Berlín la ciudad más bella e imponente del mundo, y Robert Moses, el gran constructor de Nueva York en el siglo pasado, a quien todavía se adjudican parte de los problemas actuales de la ciudad. 

 

Parece muy arriesgado, con conceptos del pasado que ya no funcionan, plantear la ciudad que queremos tener en 2038. Posiblemente se necesita menos arrogancia, escuchar más a ciudadanos y asesores, y concentrarse, por ahora, en la función del Plan de Desarrollo que es precisar inversiones para los próximos cuatro años. 

Otros articulos de esta edición

El fútbol, durante época mundialista, no solo es un movimiento deportivo sino también social y económico.

Edición 41 | 552 visitas

Conoce la historia de varios de los capítulos y grupos en Uniandinos relacionados con el deporte.

Edición 41 | 686 visitas
Artículos relacionados

El fútbol, durante época mundialista, no solo es un movimiento deportivo sino también social y económico.

Edición 41 | 552 visitas

Conoce la historia de varios de los capítulos y grupos en Uniandinos relacionados con el deporte.

Edición 41 | 686 visitas